martes, 13 de enero de 2015

El invierno en el huerto casero.

Limón afectado por helada.
El invierno y las heladas siguen haciendo de las suyas. Esta vez el  limonero se ha visto afectado en sus brotes más tiernos y en los pequeños limones que acababan de salir, una verdadera lástima.

Este es el aspecto que presentan algunos limones de tamaño reducido. Al tacto, en lugar de estar duros como todos los frutos jóvenes, están blanditos como pelotas de goma.

Limón helado
Limón reblandecido por el frío.
Limón quemado por helada
Limones afectados por el frío
Como es una variedad que ofrece limones durante practicamente toda la temporada, siguen saliendo brotes nuevos que florecen y se tornan en frutos, aún en pleno invierno, con el riesgo, como ha sucedido en este caso, de heladas rigurosas.
Aprovechando que es invierno y la planta no consume demasiados recursos no le vamos a echar ningún tipo de abono ni compost para que los brotes nuevos retarden su salida lo máximo posible.
Además tampoco vamos a podarlo hasta que no esté a punto de llegar la primavera y haya desaparecido el riesgo de heladas.

Limones recién salidos quemados por el frío.
Como ya hemos comentado, el limonero ha sufrido unos daños superficiales, daños de producción, es decir, daños en hojas y en las puntas de los ramos que albergan los brotes nuevos. Normalmente son las primeras partes del árbol en notar los efectos del frío.
De momento no se aprecian daños en las ramas secundarias ni principales, esto sería más serio y afectaría a futuras cosechas.
Hay que recordar que el limonero es un árbol que no tolera las bajadas de temperatura muy pronunciadas y mucho menos si duran demasiadas horas seguidas. Si lo tenemos en zonas con riesgos de heladas una buena idea es protegerlo con algún tipo de manta térmica especiales para este tipo de tareas.

Los limones maduros que ya han cuajado no han sufrido daños, al menos que se puedan apreciar a simple vista.

Limón maduro no perjudicado.
En estas imágenes se puede apreciar la helada que todavía permanece con los primeros rayos de sol de la mañana.
El daño por heladas se produce cuando se forma hielo dentro del tejido de las plantas y afecta a las células. Las bajada de temperatura por sí mismas no dañan a las plantas, aunque normalmente una cosa conlleva la otra.

Según su sensibilidad, las plantas se agrupan en 4 categorías con respecto a su  resistencia al frío:
-Frágiles
-Ligeramente resistentes
-Moderadamente resistentes
-Muy resistentes.
El limonero creo que se encuentra dentro de la segunda categoría, es decir, ligeramente resistente. Las plantas que se encuentran dentro de esta categoría son sensibles al enfriamiento hasta los -5º C.
Por su parte el limón como fruto, entra dentro de la categoría de frutas "más susceptibles" en su tolerancia a las heladas, donde se encuentran gran parte de alimentos que cultivamos en los huertos caseros, como berenjenas, ciruelas, tomates, judías verdes, pepinos y pimientos. Luego están los "moderadamente susceptibles" como la cebolla, coliflor, espinaca, zanahorias y naranjas, y por último, los "menos susceptibles", donde se encuentran, por ejemplo, las coles de bruselas, los nabos, la berza y el rábano.

La verdad es que estoy contento como ha soportado estas primeras heladas, esperemos que si quedan algunas, no sean más agresivas que estás pasadas.

Tierra con las hierbas escarchadas.
Hielo formado en las hojas de las hierbas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...