domingo, 24 de mayo de 2015

Cebollas en flor. Fin de ciclo.

La cebolla (Allium Cepa L.) tiene un ciclo de vida de 2 años desde que la sembramos en semilleros hasta que podemos recolectar sus semillas de la flor de la planta.
Este proceso se divide en dos etapas, en el primer año es cuando se forma el bulbo de la cebolla y tras unos meses está lista para recolectar y consumir. Es la cebolla tal y como la podemos encontrar en las tiendas y supermercados.
Una vez formado el bulbo la planta parece tomarse un "pequeño" descanso hasta la llegada del segundo ciclo de su vida. Si continúa en el campo o la volvemos a plantar una vez haya brotado cuando las tenemos almacenadas durante mucho tiempo, la planta sigue creciendo y concentra toda su energía en crear flores para producir semillas y empezar de nuevo.

Cápsulas florares que albergan semillas.
Una vez las flores van apareciendo y son polinizadas hay que esperar a que las capsulas que albergan las semillas vayan madurando. 
Hay que tener cuidado y estar atentos a las cápsulas cuando empiezan a abrirse ya que los vientos y las lluvias pueden esparcir las semillas fuera de nuestro alcance.
Colocar una especie de malla alrededor de las flores puede ser una buena opción. También se puede cortar el tallo dejando buena parte del mismo para que las semillas puedan absorber nutrientes y así acaben su desarrollo.


Flores de cebolla para extraer semillas
Los tallos florares que crecen en la segunda etapa de las cebollas son unos tallos tubulares huecos que pueden llegar a medir 1,5 metros de altura. Sobre cada tallo florar se pueden formar entre 200 y 1000 florecillas agrupadas en umbelas. 
Las semillas son pequeñitas de color oscuro y con forma de riñon. Un gramo de semillas puede tener entre 200-300 semillas, así que no os preocupéis que con unas pocas cebolla hay más que suficiente para garantizar una buena cantidad de semillas.

Tallos florares de cebollas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...