martes, 16 de agosto de 2016

Consejos para principiantes del Huerto.

Tal vez, el secreto para disfrutar de un Huerto o jardín productivo, radique en prestarle atención de forma periódica. Pero, bueno, nunca están de más unas pocas recomendaciones, sobre todo si estamos tratando de elaborar un Huerto por primera vez.



























  
1- Diseño y Planificación
Es conveniente estudiar el espacio donde queremos establecer nuestro Huerto. Las dimensiones, la dirección de los vientos dominantes, si se trata de una ubicación a pleno sol (muy recomendable), semisombra (recomendable, o en penumbra (muy poco recomendable). Horas de sol que recibe, también si se puede regar con facilidad, es decir, si tiene un fácil acceso a alguna toma de agua.

Porque no, podemos anotar todas estas preguntas e intentar responder a todas ellas para descubrir las posibilidades y detalles que nos ofrece el espacio elegido.

Para aprovechar el máximo de espacio podemos tratar los cultivos como piezas de rompecabezas e intentar distribuirlas de manera que encajen ocupando el espacio necesario sin estorbar a las demás.

2-Preparación del suelo
Un suelo trabajado, sano y rico en materia orgánica y nutrientes es la base para disfrutar de un Huerto productivo y saludable.

Para facilitar que las raíces penetren en el suelo y puedan consumir nutrientes es aconsejable soltar la tierra, ya sea de forma manual o ayudados por alguna herramienta o máquina como la mula mecánica.

Si no tenemos la posibilidad de trabajar la tierra siempre podemos recurrir al cultivo en "camas elevadas"Se trata de un sistema, como su nombre indica, elevado del nivel del suelo de las dimensiones deseadas y que faciliten las labores culturales típicas del Huerto, en el que se construye una especie de bancal con una profundidad mínima de unos 30-40 cm, el cual hay que rellenar con diversos tipos de materia orgánica que lo puedan enriquecer; Humus de lombriz, tierra del terreno, compost casero,  etc.

3-Cultivos verticales.
Las plantas con crecimiento vertical aprovechan mejor el espacio y además, al permanecer alejados del suelo y la humedad suelen padecer menos enfermedades.
También facilitan la recolección y el trabajo, aunque a veces sea necesario colocar un sistemas de tutorado para ayudar a las plantas en su ascensión.

4- Plantas locales.
Tratándose de nuestras primeras experiencias con el Huerto, es mejor cultivar plantas típicas de la zona. Plantas que, temporada tras temporada, son cultivadas con éxito por otros aficionados al Huerto y por los agricultores de la región.
Este tipo de cultivos debe ser nuestra prioridad antes que experimentar con cultivos acostumbrados a otras zonas y climas.

5- Crear un entorno favorable.
Ya hemos hablado en otro artículo de la asociación de las plantas que trata de buscar una combinación óptima de las plantas.
Tratando de mantener la biodiversidad es aconsejable cultivar plantas con requerimientos de crecimiento similares, que se complementen unas con otras, que se "ayuden".

6- Acolchado.
Una forma muy práctica de ahorrar en el riego manteniendo por más tiempo la humedad en el suelo consiste en realizar un acolchado del mismo, es decir, cubrir las zona de cultivo con una ligera capa de, por ejemplo, mantillo o paja.

Además de mantener la humedad el acolchado proporciona abrigo a las raíces en los días fríos y sombra en los calurosos.
El acolchado, al tratarse de materia orgánica se descompone de forma gradual aportando nutrientes al suelo.

7-Combatir las plagas.
Las plagas y enfermedades pueden llegar a echar a perder nuestro Huerto. A todos nos ha pasado y nos seguirá pasando, sobre todo a los que no utilizamos productos químicos en el Huerto.
Tratándose de Huertos ecológicos la mejor arma disponible contra las plagas y enfermedades es la prevención, es decir, al menor síntoma, aplicar los productos naturales, como por ejemplo el purín de ortigas o la infusión de ajo. Hay muchas más posibilidades y productos ecológicos.

Experimentar con productos naturales nos ayuda a conocer mejor el Huerto y sus cultivos, además es mucho más satisfactorio ver como resolvemos problemas de plagas y ayudamos a nuestras plantas con productos elaborados a partir de otras plantas.



8- Riego y Abonado del Huerto.
¿Cuando debo regar? ¿Cuanto tiempo? son preguntas frecuentes que nos planteamos a la hora de hacer el Huerto, por eso es interesante cultivar plantas con parecidos requerimientos, aunque hoy en día con los sistemas por goteo podemos adaptar el riego a los diferentes tipos de cultivo.
El riego por goteo es el más recomendable para principiantes ya que se trata de un riego muy eficiente que aporta el agua en el lugar adecuado. Evitamos humedades en la superficie que puedan atraer plagas.

Con el abonado y los fertilizantes ocurre algo parecido al riego, aveces nos pasamos echando demasiado fertilizante que puede llegar a "quemar" las raíces y alterar las propiedades del suelo.
Lo más aconsejable es utilizar materia orgánica como el compost casero para enriquecer el suelo.

Bueno, espero que os animéis a disfrutar de un Huerto familiar y todos los beneficios que ello conlleva. Muchas gracias.





domingo, 31 de julio de 2016

Cuando recolectar las Patatas del Huerto.

Hola. Esta ha sido nuestra primera temporada con el cultivo de patatas y la verdad es que estamos bastante satisfecho, ya que se trata de un cultivo que no puedes ver su evolución hasta que no lo cosechas. Por lo que hay que conocer la planta en su parte superficial que es la que nos dará las pistas sobre su desarrollo.


¿Cuando cosechar las patatas?
Esta es una pregunta lógica que nos surge a todos a la hora de recolectar por primera vez las patatas de nuestro Huerto familiar.
Primero de todo podemos diferenciar dos tipos de patatas; la Patata nueva o temprana y la Patata vieja o de temporada. Las primeras se destinan al consumo inmediato y no suelen aguantar bien el almacenaje. Las segundas tienen una vida más larga y se pueden almacenar incluso pudiendo llegar de temporada a temporada.

Flor de la Patata.
Por tanto las patatas tempranas se pueden empezar a cosechar a partir de los 3 meses de su plantación (esto es por decir una media, hay muchos factores que intervienen en el periodo de desarrollo) Un truco que se suele utilizar para saber si están listas para cosechar consiste en desenterrar un tubérculo y si la piel no se desprende al agarrarla  con los dedos es el momento de cosechar, si por el contrario la piel se desprende podemos aguantar unos días más.

Norma general:
Como norma general a la hora de cosechar las patatas podemos decir que cuando las plantas han empezado a sacar flores ya pueden se pueden cosechar, ya que la salida de la flor indica que la planta tiene suficiente energía para producir tubérculos y ya habrá patatas formadas.

A partir de esta norma en las patatas tempranas no se espera a que echen la flor y en las patatas de temporada se puede esperar a que la planta presente síntomas de desecación, esto hará ganar más peso a las patatas.
Lógicamente existen gran variedad de patatas entre las tempranas y las de temporada y cada una de ellas con sus recorridos.

Arrancando las plantas.
Nuestro método de cosecha:

Como ya hemos comentado esta ha sido nuestra primera temporada de patatas y para cosecharlas lo hemos hecho de la siguiente forma. (También lo podéis ver en el VIDEO al final del artículo)

1- Hemos arrancado la parte aérea de las plantas tirando de ellas con las dos manos. La verdad es que han salido con facilidad y de vez en cuando salía alguna que otra patata, aunque de tamaño reducido.
Con esto despejamos el terreno para que actúe la azada o cualquier otra herramienta que utilicemos para la cosecha.

2- Una vez tenemos despejado el terreno de las partes verdes y si las patatas están plantadas en caballón, con la azada cavamos en la base del mismo para intentar no dañar los tubérculos. Nosotros hemos utilizado un tipo de azada con la terminación de horquilla para que penetre más fácilmente en el terreno y tenga menos posibilidades de cortar las patatas debido a su superficie mínima.

Azada de horquilla.
3- Con la herramienta vamos descubriendo las patatas y las colocamos a un lado para no golpearlas.

4- Nos hemos provisto de un cubo con agua para darles un primer lavado in-situ y desprendernos de la mayor tierra posible antes de llevar las a casa.
5- Una vez lavadas, las introducimos en las cajas y ya están listas para almacenar en lugar fresco y seco.
Cosechando patatas en el Huerto familiar.
Cubo con agua para la primera limpieza de los tubérculos.
Surco de patatas cosechado.
A tener en cuenta.
Todos hemos visto patatas con zonas de color verde en la piel y debajo de ella. Esto se debe a que el tubérculo a estado expuesto, durante su crecimiento, a los rayos del sol, desarrollando un alcaloide (Sustancia nitrogenada que se encuentra en ciertos vegetales y constituye un estimulante natural; puede ser venenosa y algunas se emplean en terapéutica médica.) llamado solanina.

Esto no tiene mayor problema que retirar la parte afectada de la patata para poder consumir el resto sin problemas. Aún así, tendríamos que comer muchas patatas con solanina para vernos afectados ya que se estima que la dosis para humanos es de 400mg/kg.

Patata con zonas verdosas (solanina)

Recolectando las patatas del Huerto.
Bueno, pues este ha sido el resultado final de la cosecha de un surco o caballón de patatas. Todavía nos restan un par más. A disfrutar de las papas.

Alrededor de 30 kg de patatas.
Video sobre la cosecha de las patatas en nuestro Huerto. Saludos a todos y gracias por la visita.

jueves, 16 de junio de 2016

Tomate morado (purple calabash) en el Huerto familiar.

Hola. Hemos decidido probar una nueva variedad de tomate en el Huerto. Se trata del "purple calabash" un tomate de aspecto irregular, acostillado y de colores morados oscuros.

Características de este Tomate.
  • El peso del fruto oscila entre los 100/180 gramos.
  • El sabor (nosotros todavía ni lo hemos probado) es intenso, dulce y con un toque cítrico, parece que estamos hablando de un vino.
  • Con lo que respecta a la planta se trata de una herbácea perenne de porte medio que en variedades tardías pueden llegar a alcanzar los 2,5 metros de longitud. Es una variedad indeterminada, es decir, que produce frutos y crece durante toda la temporada.

Siembra de semillas.
Nosotros hemos comprado las semillas de este tomate y las colocamos en semilleros bien avanzada la primavera y tras 3-4 semanas las plántulas están listas para colocarlas en el Huerto. Ya cuentan con varias hojas verdaderas y tienen un sistema radicular desarrollado como podéis ver en las imágenes.


Semillas tomate morado.
Plántula de tomate recién plantada.
Marco de plantación.
Como es lógico, todo depende del espacio que dispongamos en el Huerto o de como lo hayamos planificado y distribuido. Nosotros las hemos plantado en un caballón y hemos separado las plantas entre ellas unos 60-70 cm. Normalmente con 40 cm de separación es suficiente, aunque las plantas siempre agradecen disponer de más espacio.


Al Huerto con ellas.
Bueno, pues una vez hemos preparado el terreno donde van a ir las tomateras, colocamos el riego por goteo, en este caso, y buscamos hacer el agujero lo más cerca posible del "gotero" por donde sale el agua.
En nuestro caso la tubería es vieja y ya está perforada de otras temporadas.

Es interesante colocarlas cerca del gotero, por lo menos los primeros días, ya que todavía son pequeñas y no han desarrollado raicillas suficientemente largas como para llegar a la humedad si está demasiado lejos.

A la hora de plantar las tomateras en el agujero, cubrimos todo el cepellón con tierra y la aplastamos alrededor de la plántula suavemente para que quede bien fijada. A continuación damos el primer riego a los tomates.

Dos plántulas juntitas.
Raicillas de la tomatera en semillero.
Ya tenemos las tomateras en su lugar, ahora solo nos queda que salgan bonitos tomates morados para comprobar su sabor.
A continuación os dejamos con el VÍDEO sobre la plantación de las tomateras en nuestro Huerto. Un saludo para todos y muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...