viernes, 6 de febrero de 2015

La huerta casera en mesa de cultivo.

A la hora de cultivar nuestros propios vegetales para consumirlos bien frescos en casa, la mesa de cultivo constituye una buena opción, en el caso que no dispongamos de un trozo de tierra para poder trabajarla.
Mesa de cultivo-invernadero
Imagen: guíaverde.com
Sin embargo el entusiasmo y las ganas deben de ser las mismas a la hora de trabajar en una mesa de cultivo.
Las ventajas que ofrece la mesa de cultivo son su total accesibilidad y la comodidad a la hora de trabajar, ya que puede colocarse a la altura ideal para estar de pie o sentado en un  taburete mientras se realizan las labores típicas del huerto.
Por otro lado ofrece satisfactorias soluciones a la falta de espacio, e incluso se puede convertir en un magnifico objeto decorativo además de ofrecernos alimentos naturales y saludables.
Huerta en mesas de cultivo.
Imagen: huertasbihotzabaratzeak
Por cierto, a la mesa también se le pueden añadir unas ruedas, acordes con el tamaño de cada mesa, para facilitar el desplazamiento en caso que se necesite, ya que podemos ir buscando los lugares soleados o resguardarla en caso de climatología adversa. 


En el mercado existen multitud de modelos y posibilidades, por lo que, a la hora de adquirir una de estas mesas, se deben tener en cuenta los siguientes factores:

-Impermeabilidad o estanqueidad. Esto es muy importante a la hora de donde vayamos a ubicar la mesa. No es lo mismo que la tengamos en nuestro jardín, donde una mínima perdida de agua no es molesta, que la tengamos en el balcón o terraza de un edificio comunitario y las pérdidas de agua puedan ocasionar algún tipo de inconveniente al vecino de abajo.
Además con un 100% de estanqueidad el agua se aprovecha mejor y se minimizan gastos.

-Estabilidad. Lógicamente a una mesa de cultivo debemos pedirle un mínimo de estabilidad en sus patas ya que debe soportar el peso de la tierra, plantas y agua de riego.

-Ligereza. La estabilidad para nada es incompatible con la ligereza. Hoy en día existen materiales ligeros que dotan a las mesas de gran estabilidad y son fáciles de manejar y transportar por una sola persona.

-Durabilidad. Esta característica también hace referencia a los materiales de los que pueda estar hecha una mesa de cultivo. Deben soportar las humedades y las inclemencias del tiempo. El aluminio o el acero galvanizado pueden ser una buena opción.

-Suplementos.  Que la mesa esté preparada para poder añadir o completar la mesa de cultivo con otros elementos, como pueden ser un toldo o un plástico tipo invernadero o incluso una estructura para guiar las plantas en sentido vertical, puede resultar muy práctico.

 A los que se decidan a empezar con un huerto casero, muchas gracias y mucha suerte. Ánimo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...