sábado, 20 de febrero de 2016

Sembrando espinacas en el Huerto casero.

Semillas espinaca.
Hola, qué tal? ¿Os apetecen unas sabrosas espinacas? Nosotros las solemos comer en empanadas junto con otras hierbas silvestres (amapolas tiernas), por eso hemos decidido esta temporada probar con un par de sobres de semillas a ver que tal nos salen.

Se trata de la variedad "viroflay" . Como podéis ver en el envase se trata de una variedad de porte erecto con hojas semilisas cuyo periodo óptimo de cultivo va desde el otoño e invierno pudiéndose alargar hasta principios de primavera.
Se trata de una variedad precoz que se puede empezar a cosechar a partir de los 40-50 días de la siembra.

¿Como elegir las semillas?
Lo habitual cuando comenzamos con el Huerto familiar es comprar semillas de la tienda. Es recomendable optar por variedades locales que estén bien adaptadas a la zona. También es importante comprobar si las semillas están tratadas con productos químicos, esto se nota porque dentro del sobre se observan polvo de colores llamativos que no forman parte de las semillas, por lo tanto si queremos semillas ecológicas debemos informarnos.
Otra opción es optar por el intercambio de semillas con agricultores de la zona u otros conocidos que dispongan de Huertos familiares.
Intentar sembrar semillas obtenidas de los alimentos que compramos en el mercado muchas veces no es buena opción ya que el fruto no ha madurado lo necesario y las semillas no están lo suficientemente nutridas para germinar.

Sobre de semillas espinaca viroflay.


Caracteristicas espinacas y época de siembra.
 Preparación del terreno.
Una vez tenemos las semillas debemos preparar el terreno en caso de que vayamos a practicar la siembra directa, es decir, que las vamos a sembrar en su lugar definitivo y no en semilleros.
-Retirar de la zona los restos de otros cultivos y hierbas adventicias.
-Trabajar la tierra para que tenga profundidad y quede suelta.
-Hemos aportado nutrientes con el estiércol de caballo y oveja.
-Alisado del terreno para hacer surcos o caballones.

Estiércol de caballo y oveja

Método de cultivo. 
Dentro de la siembra directa existen distintas variedades a la hora de sembrar las semillas:
-A voleo. Las semillas son esparcidas por el terreno en forma de lluvia lanzándolas con la mano. Luego se cubren con tierra, mantillo, sustrato etc.
-A chorrillo. Practicamente igual que la anterior pero esta técnica se utiliza para sembrar en línea. Las semillas se dejan caer de forma continua sobre un surco o caballón.
-En linea a golpes. Parecida a chorrillo pero esta vez las semillas se espacian entre ellas, de esta manera se aprovechan mejor las semillas y se reduce el aclareo.
-En linea a precisión. Las semillas se siembran sobre surcos o caballones dejando caer en agujeros 1-2 semillas, de esta manera se aprovechan al máximo las semillas y el aclareo practicamente no es necesario.

Marco de plantación.
Nosotros hemos optado por el chorrillo a la hora de sembrar las espinacas. Hemos trazado dos líneas con lienzas separadas 30 cm. un de otra.
Ayudados por un palo hemos marcado un surco con una profundidad a partir de 2-3 centímetros en las que hemos ido dejando caer las semillas.

Lienzas para trazar los surcos donde sembraremos las semillas.
Palo para marcar el surco (profundidad mínima 2 cm.)
Arena para las semillas.
Las semillas de algunas verduras suelen ser diminutas, no es el caso de estas espinacas que tienen un tamaño razonable y se pueden manejar bien entre los dedos.
En nuestro caso cuando son muy pequeñas, y además en el día de siembra hacía viento, solemos mezclar las semillas con arena, de esta manera combatimos la ligereza de las semillas y ayudamos a caigan en el lugar deseado. También ayuda a que la siembra sea más uniforme y se distribuya mejor.
Otra ventaja, por decirlo de alguna manera, es que al ser la arena de color diferente a la tierra podemos visualizar mejor si hemos sembrado por todas las zonas.

Arena para mezclar con las semillas
Cubrir las semillas.
Una vez hemos hecho la siembra llega la hora de cubrir las semillas con una capa fina, en nuestro caso hemos hecho una mezcla de estiércol, compost casero, tierra y un poco de ceniza de leña noble.
La capa debe ser fina, se dice que el doble del tamaño de las semillas, así que os podéis hacer la idea. De esta forma no ponemos demasiados obstáculos para que germinen.

Estiércol para preparar una mezcla con la que cubriremos las semillas.
El primer riego.
Hay quien pone las semillas en remojo unas horas antes, nosotros siempre las sembramos directamente de remojar, por lo que es imprescindible, una vez sembradas y cubiertas darles un buen riego para que la tierra mantenga la humedad necesaria para la germinación.

El primer riego a de ser abundante pero cuidadoso, es decir, hay que intentar no arrastrar o descubrir las semillas con la fuerza del agua, por lo que es recomendable, si se trata de poco espacio, como nuestro caso de utilizar, por ejemplo, una regadera que deje caer el agua de forma suave o instalar un sistema de riego por goteo que vaya impregnando la tierra poco a poco.

Riego por goteo.
Video sobre la siembra de espinacas realizado en nuestro Huerto casero:

Bueno, pues nosotros ya tenemos sembradas nuestras espinacas, os iremos contando como evolucionan. Un saludo a todos y animaros con el Huerto casero y disfrutar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...