domingo, 13 de diciembre de 2015

¿Es necesario que descanse la tierra del Huerto?

Alimentar la tierra
Añadir nutrientes
En este trozo de tierra teníamos montada la Huerta de verano, por llamarla así, donde teníamos cultivos típicos de esa temporada, entre ellos, tomates, pimientos y berenjenas. Hasta principios de noviembre todavía salían flor en las berenjenas y los pimientos permanecían en las plantas volviéndose colorados.

Una vez terminada la cosecha hemos decidido limpiar el Huerto y dejarlo descansar hasta la primavera, cuando vayamos a plantar nuevamente.

Sin embargo, nos podemos plantear si es necesario hacer descansar la tierra para que rinda mejor, ya que muchas veces no disponemos de más terreno donde alternar los cultivos y queremos seguir consumiendo verduras en época de invierno.
En tiempos pasados los agricultores no contaban con recursos necesarios para poder transportar abono del lugar de origen hasta sus huertos, tampoco había la variedad de abonos que hay en estos tiempos, por lo que se convertía casi en imprescindible hacer descansar la tierra para obtener buenas cosechas en las próximas temporadas.

Hoy en día la mayoría de nosotros tiene acceso a todo tipo de abonos en cualquier época del año por lo que una correcta aplicación de estos abonos proporciona a la tierra los nutrientes necesarios para poder continuar ofreciendo cosechas de calidad, junto con otras prácticas, sin tener que dejar reposar la tierra durante largos periodos de tiempo.

Nosotros, lógicamente, obviamos los abonos químicos y nos centramos únicamente en los abonos naturales, orgánicos, como el estiércol, humus de lombriz, abonos verdes o compost casero.
La agricultura sostenible no solo pretende cultivar alimentos sanos, también cultivar un suelo fértil con los nutrientes que necesitan las plantas.

Descansar la tierra
Añadir compost casero a la tierra del Huerto
Nosotros hemos optado por dejar reposar la tierra durante los mese de invierno. Para ello hemos seguido las siguientes tareas:

1- Retirar todo los tutores, guías y elementos de riego, mangueras, tuberías,etc.
2- Retirar restos de cultivos que todavía queden de la temporada y las malas hierbas
3- Añadir el abono natural que dispongamos para nutrir la tierra, como por ejemplo estiércol o compost casero.
4- Ayudados de la herramienta necesaria procedemos a trabajar la tierra para mezclar los nutrientes con la misma.
Trabajar la tierra para mezclar nutrientes y airear.
En caso de no dejar descansar la tierra, se puede recurrir, además del aporte de nutrientes, a la rotación de cultivos y al abono verde que proporcionan otro tipo de cultivos plantados in situ.

Eliminar restos de cultivos y malas hierbas
Estiércol de animal, en este caso de gallinas.
Vídeo donde podemos ver el proceso en nuestro Hueto casero.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...